Bienvenidos

Bienvenidos

miércoles, 11 de mayo de 2016

Disperso III

La razón tiene  unos límites estrictos,
y de tan estrictos, a veces, la carne no resiste
y se rompe vertiéndose a través de las rejas,
abriéndose paso irremediablemente
hacia el terror de la libertad.
La carne, sin razón,
se desliza tan desnuda como inútil,
sólo las uñas guardan algo de lógica
siempre que no estén pintadas 
o recién cortadas.

No hay comentarios: