Bienvenidos

Bienvenidos

jueves, 26 de mayo de 2016

Inusitado adiós

Ese extraño reloj que me domina
marca el momento de la despedida,
y así me alejo de nuevo buscando otras vidas.

Apenas ya maniatado a las pausas,
con el mañana en venta
y rumbo al norte del sol.

Nada parecido al olvido
para poder poner puertas al mar,
a este salvaje mar que estalla
mientras se seca la vida

Sigo buscando la risa
y no sé cuándo te encontraré de nuevo,
poesía.

jueves, 12 de mayo de 2016

Look back in anger

“Sabías que llegaría el final”
El que hablaba era un ángel
y le odié
por tener razón.
Ahora miro atrás con ira, 
y no te veo.


miércoles, 11 de mayo de 2016

Disperso

Se aleja ese momento antecesorio
de purga ajena.
Las obras acontecen solitarias
donde perros ladran.
Solares de demonios compartidos
en las almas labiales
me susurran consignas falsas
sobre el tapete azul.
Se me antoja innecesariamente
que la pausa cese
de acabar de escudriñar la fachada
que deja caer los fragmentos
de pintura secada a guirnaldas.
Se cierra una calle sobre sí misma
llamándome cerdo.
y pienso perdido entre los vaivenes
sobre el amor ocaso 
¿Qué hora será en mi antípoda?

Disperso II

Para esto, pienso,
merecería la  pena
vivir muriendo.
Como ofrecer sacrificio
a otro altar supuesto.
Por ello, en procesión,
ocurriría que pronto
inmolaría mis pasos
para poder no llegar.

Disperso III

La razón tiene  unos límites estrictos,
y de tan estrictos, a veces, la carne no resiste
y se rompe vertiéndose a través de las rejas,
abriéndose paso irremediablemente
hacia el terror de la libertad.
La carne, sin razón,
se desliza tan desnuda como inútil,
sólo las uñas guardan algo de lógica
siempre que no estén pintadas 
o recién cortadas.

Disperso IV

Calmado,
el plazo extinto;
la sangre seca
desperdiciada a jirones.
Y este amanecer
me desvanece los ojos,
opacos, acallados.
Las nubes
dejando caer sus relojes
que escuecen
                       el césped,
que peinan

                    la rabia.


Nordisk sommarkväll

Hojeo el libro de arte
que me regalaste
y mojo con mis lágrimas
y mi sangre
las imágenes,
las láminas
que se estropean
y me queman.
Mira;
esta parece que somos
tu y yo,
¿verdad?
No,
ya no.
Ellos se aman.


jueves, 5 de mayo de 2016

Recuerdo del mar

Porque no tengo un puerto
donde ir a pasear
las tardes
languideciendo las horas,
he reunido las melancolías
en encrucijadas urbanas.
En el asfalto se ha dormitado
todo el desdén,
cansado
de tanto tráfico imperecedero.
Porque la ciudad no calla
cuando anda lejos el mar,
tan lejos...
Quizá a altas horas oscuras
cuando ya duermo mecido
en la rutina
llegue la ruina inoportuna,
el descanso opaco
en forma de silencio.
y entonces las olas inunden
mi calle.