Bienvenidos

Bienvenidos

martes, 13 de octubre de 2015

Llegado el momento.

Llegado el momento había que dejar hablar de nuevo a las guitarras. Que contasen las viejas historias y nos susurraran algo de las nuevas.
Debía buscar otra vez el acento que sólo una distorsión puede poner en el momento y sentimiento precisos.
Y así recorrer la ciudad con los ojos cerrados, y mirar cristales adentro, intentando reflejar lo que sólo el rock and roll sabe decir.
Con la vista fija en el reloj, implacable en su manía, y los dedos luchando entre la irresistible pasión por acariciar y la torpeza a la hora del vértigo entre las cuerdas.
Llegado el momento, había que decir las cosas con la misma claridad críptica de siempre y ocultar todo lo que es absolutamente inevitable.
Y sobre todo soñar.