Bienvenidos

Bienvenidos

miércoles, 2 de julio de 2008

Campo del Moro

Y llegado el momento de hablar de ti
se me ocurre volver a la niñez perdida
y a los jardines en los que viven mis fantasmas.
Te tengo
como en una parcela de tiempo,
acotada por las alambradas de las conveniencias,
y en esto no me atrevo a marcarte,
para que no me reproches los días
o las noches perdidas.
Voy pensando en la enramada de bocas de dragón
que me regalaste, apenas mozo,
y se me olvida la vida.

No hay comentarios: